Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Arriba esos brazos

Pronto llegará el verano, la estación del sol y... el destape, llega pues la hora de lucir esas partes del cuerpo que han permanecido ocultas durante el largo invierno.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
ImagenA todas nos gusta cuidarnos y vernos bonitas ante el espejo, y todas dedicamos en mayor o menor grado cierto tiempo para nuestro cuidado personal, y la que diga que no miente, a todas nos agrada gustar, y mejor aún gustarnos a nosotras mismas (que quizás sea lo más difícil).

Dedicamos muchas horas a nuestro rostro, manos... quizás las piernas... pero existen otras zonas del cuerpo que no gozan del mismo favor, y que dejamos un poco más descuidadas. Pero ¡atención! que llega ya el buen tiempo, y al igual que los árboles pierden sus hojas en otoño, nosotras perderemos nuestros ropajes invernales con la llegada de la primavera. Conforme aumente la fuerza del sol, iremos destapando piernas y brazos, y al lucir nuestras bonitas camisetas de tirantes, o al ponernos el bañador dejaremos bien a la vista de todos nuestros brazos, a los que prestamos en general muy poca atención.

Solemos cuidar bien nuestras manos, tenemos cuidado de lucir unas axilas bien depiladas, pero de éstas a la muñeca prácticamente nos olvidamos. Si quieres lucir unos brazos bonitos, tendrás que comenzar (como en todo) por tener unos brazos bien cuidados, y después del largo invierno nada mejor que una buena exfoliación, que arrastrará todas las impurezas dejándonos una piel finísima.

Deberás insistir en la zona de los codos, donde la piel es más rugosa. Si los tuyos son especialmente ásperos o tienen un color más oscuro de lo normal, realiza un peeling corporal cada quince días, además puedes frotarlos con un guante de crin o una piedra pómez a diario, durante la ducha será el mejor momento. Después aplica una generosa capa de crema corporal, recuerda que los brazos junto con las piernas, son las zonas más expuestas al sol y al aire. Si aún así no quedas convencida o simplemente eres una amante de los remedios naturales, puedes probar lo siguiente: añade un poquito de sal a tu crema hidratante y frota vigorosamente tus codos, a continuación aplícate en la zona una crema obtenida tras haber mezclado el zumo de un limón con un yogur natural. Otro remedio casero para las asperezas corporales es mezclar unas gotas de limón con un chorrito de aceite y masajear la zona una vez a la semana, después de unas semanas notaras la diferencia.

Para combatir la flacidez de la cara interna de los brazos, resulta recomendable aplicar una crema reafirmante, que suavizan y mejoran el aspecto de la piel, realizando una suave fricción con los dedos en forma de movimientos circulares desde la muñeca hasta las axilas, presionando lentamente pero con firmeza.

Y para mantener o recuperar la firmeza de tus brazos, nada mejor que realizar un poco de ejercicio. Los más recomendables: flexiones y extensiones, igual en el suelo que de pie y contra la pared. Otra opción: las pesas, pero si no tienes en casa y no vas a ningún gimnasio, no te preocupes, puedes coger un par de libros (de buen grosor, eso sí) uno con cada mano, y con los brazos estirados y en cruz realizar movimientos circulares hacia atrás. Otra modalidad sería tumbarse en el suelo con los brazos en cruz (y un libro en cada mano) y levantarlos lentamente hasta que se junten, volver a bajar lentamente y repetir, siempre con los brazos bien estirados. Respecto al mejor deporte, no cabe duda: la natación, además este deporte es muy completo, te ayudará a mantener tu cuerpo firme y a eliminar la grasa.