Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

La pedicura en casa

Si deseas lucir unos pies bonitos y bien cuidados bastará con que te hagas la pedicura dos veces al mes. Te resultará muy sencillo si sigues los siguientes pasos.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Los pies son una de esas zonas del cuerpo "olvidadas", especialmente durante el largo invierno. Tan sólo en verano les prestamos un poco de atención, cuando éstos quedan al descubierto y nos damos cuenta del descuido al que han estado sometidos encerrados en zapatos y deportivas durante gran parte del año.

Si deseas lucir unos pies bonitos y bien cuidados bastará con que te hagas la pedicura dos veces al mes. Te resultará muy sencillo si sigues los siguientes pasos.

En primer lugar deberás retirar los restos de esmalte (si las llevabas pintadas) y a continuación sumerge tus pies en un recipiente con agua tibia y unas gotas de jabón o aceite de limón durante 10 -15 minutos. Pasado dicho tiempo saca tus pies del agua y sécalos bien, poniendo especial atención entre los dedos.

Antes de seguir adelante revisa si tus pies tienen callosidades. Si es así fricciona las mismas con la piedra pómez, y a continuación con una lima para las callosidades de los pies. También puedes aplicarte un peeling para que tu piel quede más suave y libre de células muertas.

A continuación procede a cortar tus uñas, siempre de forma recta (horizontal), y no demasiado cortas, a continuación las limas. Utiliza siempre limas de cartón esmeril, las metálicas son muy agresivas, y comienza siempre por el lado más áspero, finalizando el limado por el lado menos áspero de la lima. Deberás limar siempre tus uñas desde la parte exterior hacia la central, pero respetando siempre el corte de las mismas (que ha de ser cuadrado). Las zonas laterales límalas lo menos posible, sólo unas pasadas, de lo contrario corres el peligro de encarnar tus uñas.

Para retirar las cutículas, coge un palito de naranjo y empújalas suavemente hacia atrás, a continuación las cortas con el alicate cortacutículas, además de todas las pielecillas o durezas que estén alrededor de tus uñas.

Ahora realizarás un masaje por toda la superficie de tu pie con la ayuda de una crema hidratante o aceite corporal, (si tienes algún problema de sudoración puedes emplear la crema que utilices habitualmente para tus pies), el masaje deberá ser enérgico, frotando con firmeza aunque con suavidad por toda la planta del pie, desde los dedos hasta el talón, estira y masajea todos los deditos, uno por uno, así como el espacio existente entre éstos, a continuación vuelve a masajear la planta del pie, pero ahora con el puño cerrado.

Y para finalizar puedes maquillar tus uñas si así lo deseas. O bien colocas entre tus dedos una almohadilla separadedos o colocas en su defecto unos algodoncitos para separarlos. Aplicas tu esmalte favorito, y si quieres que te dure por más tiempo sólo tienes que aplicar una capa de esmalte incoloro sobre éste. Si te pintas las uñas de colores chillones como el rojo por ejemplo, también te aconsejo que apliques una capa de esmalte incoloro o esmalte base antes de aplicar el de color, de esta manera cuando más adelante quieras retirar el color de tus uñas podrás hacerlo de manera más fácil y rápida.