Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Cuero cabelludo

El cuero cabelludo no es más que la continuación de la piel bajo nuestro cabello y por tanto necesitará los mismos cuidados, pues se puede deshidratar, desnutrir, perder su elasticidad y envejecer igual que lo hace el resto de nuestra piel.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
El cuero cabelludo se halla oculto bajo nuestro cabello por eso muchas veces nos olvidamos de él, solemos cuidar mucho nuestro cabello para que este luzca sano y brillante, sin embargo con el cuero cabelludo no pasa lo mismo, como no se ve... Pero el cuero cabelludo no es más que una continuación de la piel y por tanto necesitará los mismos cuidados, pues se puede deshidratar, desnutrir, perder su elasticidad y envejecer igual que lo hace el resto de nuestro envoltorio natural.

El manto ácido es el protector natural de nuestra piel. Simplificando mucho la cosa podríamos decir que éste esta formado por una mezcla de grasa y sudor, una mezcla equilibrada por supuesto, ya que un exceso de grasa daría lugar tanto a un cuero cabelludo como a un cabello graso, por el contrario una falta de grasa o sudor o ambas cosas provoca un cuero cabelludo y un cabello seco, y la tan temida caspa aparece cuando el manto ácido ve alterado su grado de acidez dando vía libre al desarrollo de los gérmenes y bacterias que irritan la piel.

¿Qué hacer para evitarlo?
Para que esto no ocurra debes evitar lavar excesivamente tu cabello y utilizar champús con un ph 5.5, el mismo que el de nuestra piel, así no dañarás el manto ácido. Evita igualmente usar agua muy caliente para el lavado del cabello, pues ésta puede llegar a neutralizar las defensas naturales del cuero cabelludo.

Después del lavado puedes aplicar sobre el cuero cabelludo alguna loción hidratante y realizarte un masaje suave durante dos o tres minutos, éste activará la circulación sanguínea y mejorará la irrigación del cuero cabelludo y por tanto aumentará los nutrientes naturales de la piel, además de estimular la producción de las glándulas sebáceas y sudoríparas. La forma correcta de realizar dicho masaje es colocar los dedos abiertos en lo alto de la cabeza y presionar, siempre suavemente, con las yemas de los dedos, e ir realizando movimientos circulares hasta llegar a la parte baja de la cabeza.

El cepillado diario del cabello tiene un efecto similar al del masaje, siempre que se realice con un cepillo de cerdas suaves y no dure excesivamente, de lo contrario lo único que conseguiríamos es engrasar nuestro cabello. Evita los cepillos de nylon, irritan el cuero cabelludo. Recuerda igualmente que el cepillado también debe ser suave.

También puedes realizarte una mascarilla nutritiva una vez a la semana, especialmente recomendada durante la época estival, cuando el sol, la arena de la playa y el cloro de las piscinas hace estragos sobre el cabello.

Y desde el punto de vista de la alimentación no olvides que son especialmente interesantes ciertos minerales como el hierro y las vitaminas B5 y B6, que podrás encontrar en legumbres, huevos, cereales integrales, etc.

Ampliar

  • Consejos para un cabello delicado
  • Cómo saber si nuestro cabello está sano
  • Aprende a cuidar el cabello
  • Cuidado del cabello
  • Cabello seco
  • Cuidado del cabello en verano
  • Reavivar la belleza de nuestro cabello con productos naturales
  • Nuestro cabello es reflejo de nuestro interior
  • Cómo cuidar tu melena