Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Los efectos del sol sobre nuestra piel

Dos son los efectos principales del sol sobre la piel: el aumento de la pigmentación y el incremento del espesor de toda la epidermis.

DR. ÍÑIGO DE FELIPE / HARVARD CLINICS / ABAI WORLD
Los efectos del sol sobre nuestra pielLa pigmentación es el resultado del daño que se produce en la piel y es un mecanismo protector para que la radiación ultravioleta no alcance las células de la base de donde surge toda la estructura epidérmica. Si la piel se broncea sabemos que la base de la epidermis ha sido dañada. El bronceado es un signo de daño, no sólo un mecanismo de defensa.

La segunda respuesta de la piel ante el sol es el incremento de su espesor. Una piel gruesa impide la penetración de los rayos del sol de forma más eficiente quizás que la propia pigmentación.

Especialmente en los seres humanos que no somos de raza negra, el aumento en el grosor de la piel incrementa la refracción en la piel y nos protege del sol.

El aumento del bronceado tiene un efecto estético que se puso de moda en los locos años 20. Hoy en día hay lugares como Australia o algunos países anglosajones donde lo que está de moda es estar blanco. Ello evita que la piel se exponga innecesariamente al sol y que se reduzca el riesgo de padecer cáncer de piel y toda una serie de problemas a largo plazo derivados del envejecimiento acelerado de la piel.

El aumento del espesor de la piel tiene un efecto terapéutico importante: en muchas personas con piel sensible, delgada, irritable, el incremento en el grosor la hace más resistente. Los picores en la piel desaparecen, y los problemas de las alergias mejoran (aunque esto último se produce más por el efecto inmunodepresor que ejerce el sol). Por otro lado, el incremento del espesor de la piel también tiene sus efectos indeseables. Por una parte ayuda a taponar los orificios de salida de la grasa, ocasionando a veces un rebrote en el acné o induciendo la aparición de ciertas foliculitis. Por otra parte, la densidad de agua en la piel disminuye. Esta deshidratación y piel gruesa van mejorando paulatinamente tras el verano, pero la aplicación de ciertos hidratantes específicos o el tratamiento de este engrosamiento de la piel aceleran la corrección de la piel.

Ampliar

  • Consejos para tomar el sol
  • De nuevo, hablemos del sol
  • Prepara tu piel para recibir el verano
  • Pieles bronceadas y sanas
  • Un bronceado seguro
  • Broncearse sí, pero con cuidado