Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Trucos para no engordar

Si quieres adelgazar o mantener tu figura sin llevar a cabo una dieta a rajatabla, aquí te damos unos cuantos consejos para que lo consigas.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Mujer bebiendo agua
Una buena manera de reducir tu ingesta de alimentos es beber agua antes de empezar cualquier comida.
Según las encuestas uno de cada tres españoles adelgaza por su cuenta, sin ningún tipo de asesoramiento médico, y es que se calcula que el 33% de la población sufre un ligero sobrepeso, por eso, desde aquí queremos ayudarte, dándote unos cuantos consejos para que mantengas tu figura, o para que la reduzcas en el caso que te encuentres dentro de ese tercio de la población.

Recomendaciones para reducir algo de peso sin llevar una dieta estricta

  • Una buena manera de reducir tu ingesta de alimentos, es beber dos vasos de agua antes de empezar cualquier comida, pues al llenar el estómago, reducimos nuestro apetito.
  • Te recuerdo que debes beber al día, por lo menos dos litros de agua, ya que ésta, además de ayudarte a limpiar tu aparato digestivo te dará sensación de saciedad.
  • Prepara el desayuno con la cantidad justa que quieres comer, si te sirves directamente de los envases de galletas, tostadas, etc., seguro que comerás más cantidad.
  • Sustituye la leche entera, quesos grasos y derivados, por leche desnatada y productos derivados de ésta.
  • Puedes usar el microondas, pues al no necesitar aceite para cocinar, te ahorras unas cuantas calorías.
  • Lo ideal sería, comer tanto carnes como pescados a la plancha o al vapor.
  • A la hora de servir la comida, evita sacar la fuente a la mesa, se come menos si sirves los platos con la comida directamente.
  • Prepara la comida justa, así evitarás el comer de más por no dejar sobras, o por no tirarla.
  • Evita todo tipo de salsas, mayonesas o aceites.
  • Limita el consumo de sal, ésta abre el apetito y además te hará retener líquidos.
  • Sustituye el pan del día, por las tostadas integrales siempre que puedas.
  • Come menos carne, puedes sustituirla por carne de aves o pescado, éstos tienen menos grasa.
  • No deberías ingerir más de cuatro huevos a la semana.
  • Lo que sí puedes hacer, es aumentar el consumo de aquellos alimentos ricos en fibra como los cereales y las legumbres, ya que estos regulan el tránsito intestinal.
  • Come verdura a diario, tanto cruda como cocida, pues ésta contiene fibra, vitaminas, y además es muy rica en agua, por lo que no engorda, desintoxica y alimenta.
  • Es mejor que hagas una cena ligera y te des el lujo de hacer una pequeña merienda. Puedes tomar una fruta o un yogur a media tarde.
  • Entre las frutas evita el plátano, los higos y las uvas, ya que todas ellas contienen mucho azúcar.
  • No te vayas a la cama con el estómago lleno, es mejor cenar temprano.
  • Mastica lentamente y trocea toda tu comida (carne, fruta, verdura, etc.) cuanto más pequeña mejor, de esta manera comerás mucho más despacio, y como te dará la impresión de haber comido más, comerás menos.
  • Ten siempre a mano alimentos bajos en calorías, para consumirlos únicamente durante los ataques de ansiedad. Un buen truco es tomar una cucharadita de gelatina disuelta en agua, pues además de que ésta no engorda, dilata es estómago y por consiguiente nos quita el hambre. Además la gelatina colabora en la salud y belleza tanto de tus uñas como de tu cabello.
  • Si estás deprimida, angustiada o nerviosa, evita el impulso de comer algo para pasar el mal rato, y busca una alternativa, como salir a dar una vuelta, conversar con una amiga, o lo que se te ocurra, excepto comer.
  • Procura llevar una vida activa, piensa que la vida sedentaria y el sobrepeso, suelen ir de la mano.
  • El aburrimiento es tu peor enemigo, deberías elaborar una lista de actividades para cuando éste te sorprenda, ya sabes, todo vale menos entrar en la cocina.
  • Limita todo lo posible el consumo de alcohol, engorda.
  • Así mismo reduce al mínimo, todos aquellos alimentos ricos en azúcar, eso incluye refrescos, chucherías, pasteles, helados, etc.
  • Elimina de tu dieta también los embutidos y las grasas.
  • A la hora de hacer la compra, compra únicamente lo que necesites, así evitarás pequeñas tentaciones.
  • Caminar, subir y bajar escaleras, etc. es una buena manera de quemar calorías con muy poco esfuerzo.
  • Recuerda que cuanto más ejercicio hagas, más grasas quemarás. Por ejemplo: haciendo una hora de bicicleta quemas 250 calorías.