Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Entrevista a José Saramago

Greenpeace ha viajado a Lisboa para asistir a la presentación internacional del último libro de José Saramago, "Las Intermitencias de la Muerte" (Alfaguara). El Nobel ha acordado con la organización ecologista que su libro se imprima en todos los países en papel respetuoso con los bosques. A sus 83 años le sobra vitalidad para conversar pasión sobre medio ambiente, actualidad y literatura.

JOSÉ A. RITORÉ Y LAURA P. PICAZO / GREENPEACE
José SaramagoJosé Saramago lo tuvo claro desde el primer día que Greenpeace España le visitó en su casa del madrileño barrio de Malasaña para pedirle que se uniera a la liga de escritores comprometidos con los bosques. En ese encuentro, el escritor y su mujer, Pilar del Río, adoptaron un compromiso con la organización ecologista: los próximos libros del Premio Nobel se imprimirían sobre un papel respetuoso con los bosques. Un año después la promesa se ha hecho realidad. El pasado 26 de noviembre, José Saramago presentó, en un abarrotado Teatro de Saó Carlos en Lisboa, las ediciones española, brasileña, portuguesa, italiana y catalana de su libro "Las Intermitencias de la Muerte". Todas "escritas" en papel amigo de los bosques. En el acto, el escritor portugués animó al sector editorial a acogerse al proyecto y Pilar del Río rindió un homenaje a la organización recordando a Fernando Pereira, fotógrafo portugués que murió cuando la policía francesa hundió el Rainbow Warrior. El representante de Greenpeace, Bruno Rebelle, pidió al mundo literario la protección de los últimos bosques vírgenes del planeta. A pesar de tener una agenda repleta en su tierra natal, José Saramago nos concedió una entrevista para hablarnos de su compromiso y de su nueva novela, que nos sumerge en un país en el que, de un día para otro, la muerte deja de hacer su trabajo.

"Las Intermitencias de la Muerte" ha sido impreso en todos los países en "papel amigo de los bosques" ¿Por qué ha tomado esta decisión?

    Greenpeace contactó con mi mujer, Pilar del Río, y conmigo, nos explicaron el proyecto "Libros amigos de los bosques" y nos pareció bien. Acordamos que mi siguiente libro se hiciera con un papel que en ningún momento del proceso contaminara o proviniera del saqueo de bosques primarios. Me gustaría que esto fuera una bola de nieve, que más escritores se unieran y, sobre todo, que más editores y más editoriales se comprometieran con el proyecto. Son, sobre todo, las editoriales las que tienen que comprometerse.

En el discurso de presentación del libro en el Teatro Sao Carlos de Lisboa llamó la atención sobre la deforestación de la Amazonia. ¿Es un tema que le preocupa especialmente?

    A todo el mundo le debería preocupar una situación en la que el 13% de la Amazonia ya ha sido destruida o, más correctamente, saqueada, ante la impotencia del Gobierno brasileño, algo que realmente yo no entiendo. Lo que debe de haber es mucha complicidad, mucha corrupción. Si esto prosigue y llegamos a la destrucción del 30% todo cambiará: el proceso de las lluvias, el clima. La Amazonia, que siempre ha sido el pulmón del mundo desaparecerá, con consecuencias que ya empiezan a estar ahí y que en el futuro pueden ser graves.

¿Cree que los gobiernos están interesados en proteger el medio ambiente y los recursos naturales?

    No se nota que estén interesados en auténticas campañas que no sean mera publicidad. La mayoría de las veces son campañas que sólo benefician a las agencias publicitarias. Las iniciativas públicas tienen que vencer la barrera de la apatía, de la indiferencia. El tiempo urge. Hace unos años parecía que nunca nos iban a afectar cuestiones como el calentamiento global, pero ya esta ahí. Si se derriten los hielos de Groenlandia el nivel del mar va a subir siete centímetros, desaparecerán ciudades. El planeta está en peligro. Por ejemplo no me sorprendería que el agua en un futuro sea motivo de guerras. Ahora se está empezando a privatizar el agua, luego será el aire y si seguimos así acabaremos comprando botellas de aire, de agua...

Usted es una personalidad pública que ha decidido comprometerse con una causa medioambiental, pero ¿qué piensa que puede aportar una persona anónima?

    Cada uno de nosotros no puede hacer todo lo que hay que hacer, pero sí puede hacer algo. A veces la gente no tiene muy claro qué aportar pero tiene que pensar "yo puedo cambiar mi pequeño espacio". Greenpeace está desarrollando un trabajo fenomenal, pero hay que ir más allá, hacer entender a la sociedad que es necesario que todos hagamos algo.

(página 1/2) sigue en ...