Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Sangrado proestrual de la perra y menstruación en la mujer: parecido pero diferente

Es común escuchar en la veterinaria mi perrita está menstruando aludiendo al sangrado genital durante el comienzo del celo. Si bien los signos son parecidos con los de la menstruación de la mujer, pertenecen a diferentes momentos del ciclo reproductivo de ambas especies.

CARLOS ÓSCAR PIOLA / VETERINARIO
PerraLa menstruación de la mujer se trata de la disgregación mensual del endometrio, que se produce cuando ningún huevo fertilizado se ha implantado en él. Las glándulas endometriales y los vasos sanguíneos que se habían desarrollado en el ciclo anterior para la gestación se degeneran y se eliminan a través del flujo vulvar sanguinolento (presencia de glóbulos rojos de los vasos sanguíneos degenerados). La duración promedio del ciclo menstrual (entre una menstruación y la siguiente) es de 28 días y la ovulación ocurre unos 14 días después de la menstruación de ese ciclo.

En el caso de la perra, el sangrado proestrual se origina de la preparación del endometrio para la implantación de los huevos fertilizados. Existe un gran desarrollo de las glándulas endometriales y de los vasos sanguíneos, lo que provoca una filtración de glóbulos rojos hacia la luz uterina llamada diapédesis. Esto se suma a las secreciones glandulares formando así el flujo sanguinolento de la perra cuando entra en el período del celo. La duración promedio del ciclo estral (entre un sangrado y el del siguiente ciclo) es de unos 5 meses y la ovulación ocurre hacia el final o pocos días después de finalizado el sangrado.

O sea que si una mujer mantiene relaciones sexuales pocos días antes o después de la menstruación es poco probable que quede embarazada, ya que se está lejos del momento de la ovulación (unos 14 días). En el caso de la perra, solo puede quedar preñada cuando el contacto sexual con el macho (servicio) se produce días después de comenzado el sangrado y edematización vulvar (entre 9 y 15 días) coincidente con el comportamiento de receptividad sexual de la hembra y con la ovulación de los huevos fértiles. En ese momento puede todavía haber sangrado vulvar o haber cesado hace pocas horas o días.