Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Remedios caseros para accidentes domésticos

Tener un accidente en casa mientras cocinamos, caernos en la ducha o sufrir una pequeña intoxicación, son cosas que pueden resultar importantes si no ponemos remedio rápidamente. Es posible aminorarlas o incluso curarlas si disponemos de una mínima información sobre como lidiar los primeros momentos.

GRACIA ELVIRA / MUJERACTUAL
Mujer saliendo de la ducha Heridas por quemadura
    Normalmente las quemaduras que podemos hacernos en casa son de primer grado, no son peligrosas pero pueden llegar a ser muy dolorosas. Hay que actuar rápido en estos casos, lo primero es colocar la zona afectada bajo un grifo de agua fría durante unos quince minutos y después aplicar un paño mojado en vinagre sobre la quemadura para bajar la inflamación.

    Una pomada muy eficaz para este tipo de heridas es el aceite de cajeput que proviene de la planta Melaleuca alternifolia, actúa curando la herida y calmando el dolor de inmediato. Otro remedio casero sería aplicar extracto de Aloe vera que también es beneficioso y calmante. Si no tuviéramos a mano ninguna de estas cremas, puede aplicarse dentífrico pues el flúor que contiene actúa calmando el dolor.

    Hablamos siempre de quemaduras poco importantes, si se tratara de quemaduras de tercer grado no hay que aplicar nada, lo que hay que hacer es taparlas con un paño limpio o una gasa esterilizada, nunca algodón porque podría pegarse a la herida y acudir al médico de inmediato.


Golpes y cortes

    Si nos damos un golpe importante, para evitar que aparezcan marcas o cardenales en la piel aplicaremos árnica, la podemos encontrar en tiendas naturistas como crema o tinte. No aplicar nunca en caso de que haya herida.

    Si al golpearnos nos hacemos una herida, lo primero y fundamental es lavar bien la herida con agua y jabón para quitarle todo el foco de infección que pudiera tener, si después de lavarla no para de sangrar se puede intentar colocando la herida en agua helada durante unos minutos. Si aún así persistiera la hemorragia, colocar una gasa esterilizada sobre la herida y hacer presión para taponarla.


Intoxicaciones

    En los casos de intoxicación por haber ingerido algún producto tóxico, lo más indicado es no actuar sin saber, vaya primero hacia el envase o botella del producto para ver si nos dice qué hacer en caso de ingerirlo, si no lo pusiera, existen teléfonos de información donde nos pueden indicar qué hacer. En casos graves en que el intoxicado estuviera inconsciente hay que llevarlo inmediatamente a un hospital.

Torceduras de tobillo

    Después de torcernos un pie o un tobillo lo primero que hay que hacer es aplicar frío en la zona, ya sea con hielo o con paños fríos si no disponemos de nada más. La zona de la torcedura debe estar en alto para facilitar la circulación de la sangre y evitar así que se nos hinche más. Además de lo indicado es conveniente visitar un médico para que descarte cualquier lesión interna.

Mareos en el coche

    No hay nada más desagradable que la sensación continua de estar mareado cuando se viaja, ya sea en coche o en cualquier otro medio, normalmente las personas que tienden a marearse lo hacen en cualquier medio de locomoción. Hay un sistema eficaz para evitarlo y consiste en tomar una infusión de té de jenjibre, se hierven en agua cuatro trocitos de raíz de jenjibre y se bebe antes de emprender viaje.

    Un remedio muy viejo y utilizado desde siempre por los marineros es la acupresión, que consiste en hacer presión en la parte anterior de la muñeca, entre los tendones, a unos dos dedos de la palma de la mano.