Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

La procedencia de algunos amuletos y su significado

El fantástico mundo de los amuletos tan fascinante y misterioso sobrevive junto a nosotros manteniendo su rol defensivo, para proteger contra el mal a aquellos que creen en ellos.

LÍA BATTAGLIA
La cultura egipcia Tijera cortalenguas
La cultura egipcia consideraba el cuerpo humano con profunda reverencia, guardaba mucho respecto a los muertos, por esa razón medallones y objetos pertenecientes al pasado, elaborados en vida por magos para conjurar brujerías, y de médicos para curar la salud, se les ponían en la tumba con el fin de proteger los restos mortales y facilitar al alma su elevación al cielo.

El escarabajo
El escarabajo, venerado por ese pueblo como divinidad y elaborado de tantas formas, por ejemplo: esculpido sobre madera, en piedras preciosas, en oro, en prendas muy valiosas, tantas las esculturas sobre tumbas, hasta embalsamaban el insecto con el difunto, puesto que este potente Amuleto confería seguridad, paz eterna y según algunos, regresaba el muerto a la vida. Como amuleto, el escarabajo fortalece la salud, hace recuperar el dinero perdido, (negocios, peleas familiares) y ayuda a la suerte. Su número es: 3.

El caballo
El caballo ha representado desde hace miles de años el medio de transporte más importante y eficaz entre los pueblos del mundo. Compañero inseparable del hombre, han ido por valles, senderos, cadenas de montañas, praderas y bosques. Han combatido juntos. Fuerza, potencia, inteligencia, han permitido el perfecto connubio entre animal y humano, hasta ganar honores y laureles sin pretender nada de intercambio material.

La pata del caballo tiene fuerza, valor, vigor. La herradura del caballo fue definida como el potente amuleto de un herrador durante la época de oro de los Romanos (40 a.C.). Durante una difícil empresa de guerra, un caballero no pudo seguir el camino para cumplir su misión. Su caballo herido de una pata lo obligó a refugiarse en un establo, en la cima de los Alpes. El hombre afirmó cuando regresó con el caballo en perfectas condiciones "Vea caballero tengo los zapatos montados de herradura; me dan mucha fuerza en las piernas, dinero para comer y defensa en mi casa". Ustedes pueden considerar lo mismo y tener en su casa una herradura. Su número es: 18.

Cuando muchas veces se mencionan los maleficios, el mal de ojo, la falta de dinero, el trabajo difícil, la salud frágil y otras dificultades que cotidianamente invaden nuestro espíritu, algunas veces he visto agarrar objetos y hablar con ellos, como con una persona. Y cuando se piensa que todo sale al revés, las constantes emociones hacen enfermar a uno. El dirigirse a un amuleto, a ese algo que se considera de tanta ayuda, es un rito popular que refleja la vieja creencia en el tiempo. ¡El hombre lo hace sin darse cuenta!.

El cuerno rojo
Un día cualquiera, cuando todavía no había empezado a viajar por el mundo, me encontraba de visita en casa de una tía hermana de mi abuela. Le vi la cara pálida, la expresión de rencor, hablaba con un cuerno rojo que normalmente tenía colgado detrás de la puerta principal de su casa. Mi tía lamentaba la continua pérdida del "Loto", culpando al pobre cuerno, para mí sin razón. El cuerno rojo símbolo antiguo de buena suerte, consagrado a Isis con velo, fue largamente usado en la agricultura, para la abundancia del pan, y de todos los productos hechos de harina. Ese potente protector de la casa, ayuda a hallar las llaves cuando se pierden, y para abrir puertas importantes en la vida. Su número es: 21.

Las tijeras "corta-lenguas"
De vacaciones en Nápoles, hace poco mas de un año, mi esposo quiso encontrar un amigo "navegante en Internet" con el cual hemos mantenido y mantenemos hasta la fecha, correo electrónico. El encuentro se produjo gracioso, lleno de emociones, contando cosas de la vida y de actualidad. La esposa del amigo era una simpática y joven señora, con la cual no me fue difícil familiarizar. Hablando de mi dedicación profesional me di cuenta que nuestro amigo no encontraba fácil respuesta, por el hecho de no creer en la astrología, la ciencia oculta y el esoterismo. Respetando el pensamiento de cada quien, como la ética lo exige, no regresé sobre el argumento. Antes de despedirnos, la amiga me regaló unas tijeretas de plata afirmando: "estas sirven para cortar las malas lenguas y la envidia". Su número es: 55.

Mi consideración :
El ser humano sin querer, sin pensar, busca siempre protección a los maleficios de la vida.

Conclusión :
Nunca pensaba recibir un regalo con tanto amor, cariño y de tanta protección de la cual, necesito cada día más. ¡Gracias amiga!

Ampliar

  • Amuletos
  • Amuletos (segunda parte)