Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Quirología, la línea del destino

El arte de la lectura de la mano que nos dejaron desde milenios, los pueblos caldeo, hindú, griego y latino, fue siempre criticado y desestimado. Solo en el inicio del siglo XIX se superó esta crítica. No hay un documento que compruebe dónde y cuándo nació realmente este arte, sólo se reconoce de procedencia oriental. Sabios y videntes mantuvieron bien custodiados los secretos ocultos, considerándolos no solamente esotéricos sino también religiosos, tales misterios fueron transmitidos oralmente a pocos elegidos.

LÍA BATTAGLIA
Mano
Las líneas principales de la mano son Corazón, Cabeza y Vida.
Quirología palabra derivada del griego "keir", mano, y "logos", estudio, discurso; es la ciencia que permite fijar reglas a través del examen, observación e interpretación de las líneas, los signos y la morfología de las manos. En el inicio del año 900, escuelas y academias trabajaron junto a médicos, sociólogos, psicólogos, parapsicólogos y psiquiatras, investigando acerca de la quirología, que como podemos constatar no tiene nada que ver con la adivinación, pero sí con determinadas características del sujeto. Para mejor entrar en el argumento no se pueden descuidar los diversos pasos históricos que han dado lugar a los estudios quirománticos, los cuales han permitido llegar hasta a las improntas digitales, digo yo, a una importante etapa para nuestra sociedad.

La escuela hindú, originaria de las más prácticas antiguas. llegó a ser celebre de Sen Sou, y de mister Bashir Ba, que representaron un reto importante entre la escuela de Oriente, y la de Occidente. La escuela anglosajona, rica en experiencia y observación, fue dirigida por el doctor William Benham, el cual se graduó en medicina para estudiar las relaciones entre la salud física y los signos de las manos, y más tarde abrió un instituto de orientación profesional donde utilizaba técnicas de la quiromancia. Entre otras escuelas hubo una escuela británica, francesa, italiana y suiza.

Los personajes
El Conde de Arpentigny, oficial de la armada imperial, para la escuela francesa. Adrien Desbarolles, exiliado en España el cual dedicó un profundo estudio de las prácticas en uso entre los zíngaros y gitanos, considerándolas más biocentificas. El Conde de San Germain concentró los estudios de los dos anteriormente citados. Papus dejó sus conocimientos en textos como "Comment on lit dans la main". Henry Mangim elaboró sus estudios con la ayuda de los médicos sobre las enfermedades de las uñas. Para la escuela alemana, se distinguió entre otros, Julius Spier, que dedicó el estudio a las manos de los niños y las manos de los enfermos mentales. Freud y Jung también utilizaron la quiromancia. El médico suizo Debrunner hizo profundos estudios sobre las formas y signos de las manos y de los pies, en el ámbito del ejercito suizo, dejando notas de gran valor cultural. El médico checo J. E. Purkyne (1787-1869) dejó largos estudios del retículo cutáneo en relación con la genética, para profundizar en las causas de las enfermedades hereditarias. Bartolomeo Cocles, célebre quiromante de Bologna, Italia, deja obras de gran resonancia sobre esta ciencia. El elenco de personas que dejaron testimonios de relevancia sería largo para citarlo aquí, hay que reconocer el bien que aportaron dichas personas a toda la humanidad.

No existe un hombre igual a otro, como no existe una mano igual a otra. A cada ser humano le corresponde un determinado tipo de carácter y destino. Los estudios permitieron establecer, que el feto en el vientre materno, antes de mover las manos y antes que se formen los dedos, tienen ya la conformación de las principales líneas, con las cuales vendrá al mundo y vivirá hasta que Dios lo quiera.

(página 1/2) sigue en ...