Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Higiene bucal: cuestión de hábitos

Una correcta higiene bucal desde temprana edad y la consulta a un especialista garantizan la salud dental de los más pequeños.

SALUD DIEZ / DIAFARM LABORATORIOS
Niño lavándose los dientesTransmitir a los niños los métodos de higiene bucal apropiados es una inversión en salud que les proporcionará beneficios para toda la vida. La aparición de los primeros dientes comienza alrededor de los 6 meses de edad y continúa hasta aproximadamente los 3 años. Es a partir de ese momento cuando se hace especialmente importante inculcarles unos hábitos adecuados.
  • El cepillado
    Hacer de la higiene dental una tarea divertida, como dejar que elijan sus propios cepillos o jugar a imitar los movimientos de los mayores, ayudará a que el momento de lavarse los dientes no sea una lucha. Poco a poco, podrán ir aprendiendo la técnica adecuada para lograr la máxima eficacia en cada cepillado.

  • Odontólogo
    Antes, incluso, de que se hayan familiarizado con el cuidado cotidiano de sus dientes, conviene iniciar las visitar al odontólogo. Transmitirles una actitud positiva hará, además, que no vean esas visitas como algo traumático de cara al futuro.

  • Alimentación
    Una dieta rica en calcio, fósforo y flúor y evitar la ingestión de alimentos entre comidas (especialmente si son ricos en azúcares) es fundamental para que los niños desarrollen unos dientes fuertes y resistentes a las caries.

Y, por último, no hay nada como transmitir un buen ejemplo: al ver cómo sus padres cuidan sus propios dientes, el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante.

Todos los cuidados, paso a paso

  • De 0 a 6 meses
    Basta con limpiar las encías con una gasa o un bastoncillo de algodón humedecido en agua tibia como mínima una vez al día.

  • De 6 meses a 2 años
    Hay que utilizar un cepillo pequeño de cerdas de nailón, ya que las zonas molares no están desarrolladas y los primeros dientes de leche son todavía muy sensibles.

  • 2 años
    Ofrecerles un cepillo de dientes específico, con un cabezal pequeño para alcanzar todos los recovecos. Al principio es muy importante enseñarles a enjuagarse bien y a que aprendan a no tragarse la pasta.

  • 3 años
    Pueden usar una pasta dentífrica fluorada (en niños menores de 6 años se recomienda una pasta dentífrica con 500 partes por millón de flúor).

  • 4 años
    Pueden comenzar a utilizar hilo dental -con ayuda- para eliminar los restos alimenticios y la placa depositada entre los dientes y donde no llega el cepillo.

  • A partir de los 6 años
    Pueden utilizar un cepillo mediano. Cuando les salgan los dientes definitivos, pueden usar un dentífrico de adultos.