Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Campañas de vacunación

Los primeros años de la vida de un niño son decisivos para el desarrollo de su vida como adulto, por eso es muy importante que se le proteja de aquellas enfermedades que pueden causarle trastornos físicos y en ocasiones la muerte. Hay que prevenir las posibles enfermedades mediante la vacunación, que actúa aumentando las defensas del organismo.

GRACIA ELVIRA / MUJERACTUAL
A continuación les ofrecemos las principales enfermedades para las que hay que actuar vacunando al niño desde edades muy tempranas.

Enfermedad Síntomas Complicaciones
Difteria Fiebre, escalofríos, dolor de garganta, malestar general Dificultades respiratorias graves, insuficiencia cardiaca, parálisis nerviosa
Tétanos Dolor de cabeza, espasmos musculares especialmente en la mandíbula y el abdomen Grave afección del sistema nervioso central con posibilidad de asfixia y muerte
Tos ferina Tos violenta en accesos, seguida de un pito persistente durante semanas Puede desembocar en neumonía (pulmonía) especialmente en niños menores de un año
Poliomielitis Fiebre, dolor de cabeza y dolor de garganta. Si es la forma paralítica, produce rigidez en la nuca y la espalda, debilidad muscular y fuertes dolores En casos graves, puede provocar parálisis permanente, e incluso la muerte
Sarampión Fiebre, tos, conjuntivitis y exantema (erupción cutánea) Otitis, neumonía (pulmonía) y lesiones cerebrales (encefalitis)
Rubéola Fiebre poco alta, inflamación de los ganglios y exantema (erupción cutánea) En mujeres embarazadas, puede causar graves malformaciones en el feto
Parotiditis (Paperas) Dolor e inflamación de la parte final de la mandíbula En adolescentes y adultos puede provocar afecciones del sistema nervioso e inflamación de testículos, ovarios o páncreas.
Hepatitis por Virus B Fatiga excesiva, orina oscura y heces claras, en algunos casos ictericia (coloración amarillenta de la piel) En casos graves puede producir una hepatitis fulminante. A largo plazo también puede producir cirrosis hepática y/o cáncer de hígado.

Si observa alguno de estos síntomas en su hijo o bien aún no ha estado vacunado contra estas enfermedades, consulte con su pediatra o médico de cabecera.

Las vacunas hay que administrarlas según la edad, pero hay que comenzar cuando el niño es aún un bebé y continuar hasta la edad de los 14 a 16 años en que se administrará la última, algunas de ellas hay que administrarlas en tres o cuatro ocasiones para que consigan su efecto pleno.

Campaña de vacunación

Campaña de vacunación

Campañas de vacunación. Imágenes proporcionadas por la Organización Panamericana de la Salud.
Vacunas a los 3, 5 y 7 meses de edad:
Difteria, tétanos, tos ferina y polio. Estas vacunas hay que suministrarlas, tres veces, tal como se indica, una a los 3 meses, otra a los 5 y la última de este periodo a los 7 meses.

Vacunas a los 15 meses:
Sarampión, rubeola y parotiditis.

Vacunas a los 18 meses:
Difteria, tétanos, tos ferina y polio.

Vacunas de los 4 a los 6 años:
Difteria, tetanos, polio.

Vacunas a los 11 años:
Sarampión, rubeola, parotiditis.

Vacunas a los 12 años:
Hepatitis B.

Vacunas de los 14 a los 16 años:
Difteria y tétanos.

Aunque esta referencia no sea única para todos los países, aquí se reflejan las principales enfermedades por las que hay que vacunar a un niño. Lo mejor es consultar los calendarios de vacunación impuestos por las autoridades sanitarias según el país de residencia y concretamente para los países de Sudamérica pueden hacerlo desde la web de la Organización Panamericana de la Salud, perteneciente a la O.M.S y que hace referencia al tema de vacunas e inmunización.