Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Quinto mes de embarazo contado por un bebé

En este mes mis movimientos son cada vez más reconocibles (aunque todavía son tranquilos) y empiezo a dar mis primeras pataditas.

MARÍA JESÚS RALUY / MUJERACTUAL
Segunda ecografíaEntre la 17 y la 19 semana mi cerebro ya es similar al de un adulto y las neuronas se producen a una velocidad asombrosa: un centenar por segundo. Durante este período empiezan a crecer las pestañas y las cejas, los cabellos son más abundantes y las uñas se definen. Me voy cubriendo de un vello muy fino llamado "lanugo" que va siendo reemplazado progresivamente por el vello y mi piel se recubre con una sustancia llamada "vérmix caseoso" que me sirve de protección y que me facilitará la salida durante el parto, además de protegerme de las infecciones al nacer.

Mi sistema nervioso madura teniendo lugar el primer movimiento coordinado: llevarme el pulgar a la boca para aprender a succionar. También aprendo a tragar, bebiendo líquido amniótico a sorbitos y me asusto de los ruidos más fuertes e incluso una luz proyectada sobre el vientre de mamá puede llegar a sobresaltarme. Durante este mes peso unos 250 gramos y mido alrededor de 25 cm. (más o menos la mitad de lo que mediré al nacer). Cada vez me muevo más, bostezo y ya duermo de 18 a 20 horas al día. También se desarrollan los pezones y las glándulas mamarias y el esqueleto se endurece considerablemente mientras que el útero alcanza el nivel de ombligo y tiene el tamaño de un melón.

Cambios en mamá
En cuanto a mamá, está empezando a tener ardores de estómago por lo que evita tumbarse en la cama después de comer y toma comidas frecuentes (5-6 veces al día). En la areola del pecho le han aparecido numerosos bultitos que se llaman tubérculos de Morgagni y que son típicos del embarazo.

El volumen de masa sanguínea ha aumentado y ejerce presión sobre los capilares siendo comunes pequeñas hemorragias de nariz y encías por lo que ha de motivar la circulación para evitar la sensación de hormigueo en piernas y brazos y la aparición de varices.

También necesita un mayor aporte de hierro porque el cuerpo produce una cantidad extra de sangre para mí y ya se empieza a poner ropa que no le oprima, así como zapatos anchos y de tacón bajo (2-3 cm.) El tórax se ensancha para inspirar más aire y poder proporcionar el 20% más de oxígeno que yo le pido.

El médico le ha mandado hacer de nuevo otros análisis de sangre y orina como control rutinario y la segunda ecografía.

Segunda ecografía
Se la hizo la 20 semana. Sirve para comprobar que yo esté perfectamente formado. Se cuentan las vértebras de la columna y se analiza la fisiología del corazón y los riñones, se cuentan los dedos de las manos e incluso se puede llegar a ver el sexo del bebé. También se analiza el tórax, hígado, vesícula biliar y extremidades.

Respecto al sexo no les han asegurado que sea niño o niña porque no se veía bien. En la ecografía han puesto: Sexo fetal dudoso (niña). El médico que hizo la ecografía les comentó que parecía que era niña pero que no era posible asegurarlo. ¡Con las ganas que tienen de saberlo!. Ahora bien, lo más importante de esta prueba es comprobar el estado del feto y descartar la presencia de alteraciones en su desarrollo.

Sigue el embarazo mes a mes
1 2 3 4 5 6 7 8 9