Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

¿Los celos son una enfermedad?

Tuve una relación con un hombre, que terminó y ahora me persigue por todas partes, incluso de forma obsesiva difamándome y haciendo todo tipo de declaraciones falsas contra mí. He leído que puede tener una enfermedad llamada celotipia, ¿eso es cierto, y puede considerarse una enfermedad?

DR. IGNACIO ANTÉPARA / TU OTRO MÉDICO
Pareja con celosLa celotipia es un síntoma más que una enfermedad. Se pueden identificar dos tipos de celos: de pensamientos buenos y de pensamientos malos. Ambos tipos se basan en la suposición errónea de que uno tiene derecho sobre la vida de su compañero o compañera, especialmente sobre la vida sexual de esa persona. Los sentimientos de celos surgen cuando la suposición irreal de que poseemos a nuestro compañero o compañera parece ser amenazada.

Los celos buenos se caracterizan por la retención de pensamientos básicamente buenos sobre nuestro compañero o compañera, aún cuando se genere dolor. La mayoría de la gente puede experimentar varios grados de celos buenos sobre su compañero o compañera. Los celos buenos no siempre significan que la persona que siente celos es insegura o posesiva, especialmente,si los celos se experimentan como sólo una emoción pasajera. Los celos buenos, inclusive si son muy dolorosos, raramente infligen daño profundo o permanente en ninguna de las dos personas en la pareja, ni en la relación.

Los celos malos son una reacción destructiva y mística que de la nada inventan pensamientos malos e injustos sobre el compañero o la compañera de uno. Esos malos pensamientos frecuentemente son bien disimulados, pero son insidiosamente destructivos para las emociones de ambas personas en la pareja.

En contraste a los celos buenos en que se retienen buenos sentimientos sobre el compañero o la compañera, los celos de pensamientos malos le impiden a la persona celosa conocer, aceptar, recordar o creer los valores del compañero o la compañera que es víctima. En su lugar, una amargura irreal, cinismo o malevolencia hacia la víctima son conjurados por los celos malos. Tales ilusiones negativas generalmente están arraigadas en experiencias pasadas que no están relacionadas al compañero o compañera que es ahora víctima. La víctima generalmente siente que la persona con celos le proyecta información indicando que él o ella es mala persona. Esto causa que la víctima responda con mayor perplejidad y asombro, seguidos por coraje, disgusto y un sentido de injusticia. Esas emociones negativas generalmente continúan aumentando hasta que finalmente sobrepasan todos los buenos sentimientos y valores entre las personas. En ese momento el amor y la relación son destruidos.

La persona celosa no acepta la posición de elección libre que es necesaria para construir una relación romántica fuerte, saludable y permanente. El compañero o compañera con celos se encierra en la idea falsa de que cualquier relación o aventura externa representa una amenaza o privación. Además, la persona con celos erróneamente juzga a su compañero o compañera en términos de experiencias y relaciones externas no relacionadas con la relación presente, en vez de juzgar en términos de su relación actual.

Ampliar

  • Los celos, una muestra de inseguridad
  • Celos: del amor a la obsesión