Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Los celos, una muestra de inseguridad

Lamentablemente, en el amor no todo son buenos momentos y es que cuando los celos hacen acto de aparición pueden llegar incluso a destrozar una pareja.

ÁGATA SALA / UNO CONTENIDOS
CelosEl amor y los celos están íntimamente relacionados, ya que quien ama permanece habitualmente en estado de alerta hacia la otra persona. Los celos en pequeñas dosis son saludables e incluso pueden calificarse de románticos pero cuando son excesivos pueden resultar enfermizos y llegar a causar irremediable dolor.

Los especialistas consideran que los celos surgen en aquellas personas inseguras que no confían en que su pareja sea capaz de quererle y de serle fiel. Cuando una persona tiene la autoestima por los suelos, le resulta difícil llegar a creer que alguien pueda fijarse en ella, por lo que empiezan las dudas y se llegan a ver traiciones donde realmente no las hay.

El principal problema de las personas celosas es que su curación es prácticamente imposible, aunque sí que se puede alcanzar un cierto control. La mejor vía de dominar los celos es hablar abiertamente de ellos a la persona que se los provoca y al especialista. En toda relación es fácil que se produzcan los irremediables celos por temor a perder al ser querido, pero uno debe ser capaz de controlarlos para lograr ser feliz. Y es que la persona celosa difícilmente puede ser feliz, ya que sus deseos por controlar a su pareja continuamente y sospechar de cada uno de sus actos imposibilitan esta opción.

Creatividad de la mente
Y es que la mente es una de las "máquinas" más creativas que existen y que actúa de forma automática. Cuando una persona permite que los celos se manifiesten en su forma de ser y comportarse, su carácter se ve dominado por ciertas ideas falsas o verdaderas. La persona empieza a ver cosas que no son ciertas, llegando a acusar a otras personas sin tener pruebas.

Los celos son, como hemos dicho, la falta de confianza en uno mismo y en la pareja. Se trata de una actitud obsesiva que encadena situaciones innecesarias que se pueden evitar bajo un adecuado análisis. En muchos casos, la persona celosa actúa impulsivamente, de forma inadecuada con la pareja, y una vez que se ha dado cuenta del error que ha cometido se arrepiente y se disculpa. No obstante, el tiempo va pasando y el error se vuelve a cometer, lo que sin duda llega a deteriorar una relación.

Una serie de recomendaciones pueden ayudar a la persona celosa, pero siempre que ella desee con todas sus fuerzas acabar con esta actitud obsesiva. Las personas celosas deben identificar si existen realmente razones para sentir celos. En caso de que existan motivos para expresarse de tal forma, éstos se deben expresar inmediatamente a la otra persona, con la finalidad de evitar malos entendidos y un deterioro en la relación.

También es recomendable hacer un lista de las ideas o celos, escribiendo junto a cada uno las razones que le hacen pensar en ellos y las pruebas que tiene para que sean ciertos sus pensamientos. Asimismo, se debe eliminar la palabra "celos" de su vocabulario porque hace referencia a una actitud no deseada. En lugar de decir "soy celoso" es mejor decir "actúo celosamente", ya que de esta manera se hace referencia a un hecho concreto y no a la propia identidad de la persona.

Los celos en las mujeres
Es una creencia bastante extendida que las mujeres son más celosas que los hombres, pero los estudios desmitifican esta afirmación y señalan que esta actitud derivada de la inseguridad y de la obsesión es una problemática que nada tiene que ver con la distinción de sexos, sino que más bien está relacionada con el carácter de cada persona.

Lo que es evidente es que los celos siempre aparecen en las relaciones amorosas y cuando se presentan desigualdades notorias en la pareja, cuando se distingue claramente un dominador y un dominado, este sentimiento se hace aún más evidente.

Cuando los celos son simplemente pequeñas dosis de amor hacia la persona querida uno no debe preocuparse para nada de esta actitud, ya que es de lo más habitual e incluso enriquecedor en una relación, pero cuando se convierte en algo obsesivo lo mejor es acudir a un especialista que le ayude a combatir esta problemática. Sin duda, la sinceridad es otro de los puntos clave en la celosía, ya que una explicación a tiempo, aunque le resulte difícil, puede evitar que la pareja se rompa definitivamente. Los problemas deben hablarse abiertamente, así como cualquier duda o sospecha que se tenga sobre la otra persona, antes que crearse unas ideas inamovibles sin tener motivos para ello.

Ampliar

  • ¿Los celos son una enfermedad?
  • Celos: del amor a la obsesión