Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

¿Existe realmente la química del amor?

Los enamorados "sienten" mariposas en el estómago, su pulso se acelera con sólo oír la voz de la persona amada y la temperatura de su cuerpo se eleva como si se tratara de una fiebre. Y todo ello es aparentemente tan sólo el resultado de dos miradas que se cruzan de repente en un bar, una fiesta, en la fila de un banco...

PILAR MUÑOZ / UNO CONTENIDOS
¿Existe realmente la química del amor?Primero nos invade una sensación de ansiedad, sentimos un fuerte calor en el pecho, y las manos incluso hasta nos sudan un poco. Cupido ha hecho su aparición. En el primer encuentro, los labios se resecan levemente antes del primer beso, las palabras tiemblan, las rodillas apenas nos sostienen. Nos olvidamos del mundo que nos rodea, invadidos, la mayor parte del tiempo, por esa inquietud propia de los amantes...

El amor es una experiencia agotadora. Nos sumergimos eufóricamente en esa deliciosa tortura y no comemos ni dormimos bien. Con frecuencia nos es difícil mantener la concentración. De hecho, muchos psiquiatras expertos en la materia piensan que las personas "enfermas de amor" están realmente enfermas, o lo que es lo mismo, sufren de un trastorno obsesivo compulsivo. Indiscutiblemente, pasión y psicosis obsesivo compulsiva comparten diversos aspectos comunes. Y esto no es meramente una teoría sin fundamentos, ya que ambos estados están asociados a bajos niveles cerebrales de serotonina, una sustancia química fabricada por el cuerpo que nos ayuda a lidiar con situaciones estresantes.

¿Existe un límite de tiempo para que los hombres y mujeres sientan esa necesidad imperiosa de dejarse llevar por la pasión?. Según un estudio realizado por la Universidad de Cornell en Nueva York, la respuesta es afirmativa. Los resultados del análisis muestran como los seres humanos nos encontramos biológicamente programados para sentirnos apasionados entre 18 y 30 meses. Tras efectuar unas 5.000 entrevistas de 37 culturas diferentes, los expertos de este centro descubrieron que el amor posee un "tiempo de vida" lo suficientemente largo para que la pareja se conozca, copule y tenga un niño.

Los investigadores identificaron algunas de las sustancias responsables del amor: la dopamina, la feniletilamina y la ocitocina. Todos estos productos químicos son relativamente comunes en el cuerpo humano, pero solamente son encontrados juntos en las etapas iniciales de la conquista. Además, con el tiempo, el organismo se va haciendo resistente a sus efectos, lo que hace que la loca fase de la atracción no dura para siempre. La pareja se encuentra ante una dicotomía: separarse o habituarse a manifestaciones más tibias de amor. Curiosamente, son los hombres los que parecen ser más susceptibles a la acción de las sustancias responsables por las manifestaciones asociadas al amor. Ellos se enamoran más rápida y fácilmente que las mujeres.

Diversos estudios han concluido que se puede incluso hacer un cuadro con las diversas manifestaciones y etapas del amor y sus relaciones con diferentes sustancias químicas en el cuerpo. De esta manera, la lujuria y el deseo ardiente de sexo están unidas a la testosterona; la atracción y el amor en la etapa de euforia, así como el sentirse involucrado emocionalmente con altos niveles de dopamina y norepinefrina y bajos niveles de serotonina; y el vínculo y la atracción que evolucionan hacia una relación calmada, duradera y segura con la ocitocina y la vasopresina.

(página 1/2) sigue en ...