Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual
LAS POSTURAS DEL AMOR

La libélula
En esta postura los dos miembros de la pareja se tienden de costado, la mujer deberá estar de espaldas al hombre y ambos acoplan sus cuerpos. La mujer debe permitir mediante una flexión de la pierna que el hombre comience la penetración. Hay un detalle importante para permitir mucho más placer y es que el hombre mientras está penetrando a la mujer puede susurrarle al oído o acariciarlo. Aquí no es posible llegar a la penetración total así que puede completarse con otros juegos complementarios que conduzcan al orgasmo.

La libélula