Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Sexo y menopausia

¿Quién a dicho que con la menopausia se acabo el sexo? Descubre qué hay de verdad y mentira en los viejos mitos.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
ParejaPorque los tiempos han cambiado y ahora estamos más y mejor informadas, hemos de dejar de hacer caso en los mitos del pasado y dejar de pensar en la menopausia como una enfermedad. La menopausia no es más que una nueva etapa de nuestras vidas, como lo fue la infancia o la adolescencia. Hay que tener claro que una menopausia bien vivida y controlada por nuestro ginecólogo no tiene por qué ocasionarnos ningún trastorno. Por eso, no hay razón alguna para que nuestra vida sexual se vea alterada. Desde luego, no es lo mismo mantener relaciones sexuales a los 20 años que a los 40 o a los 60, pero si hasta la menopausia hemos llevado una sexualidad activa y satisfactoria, no tiene por qué dejar de serlo durante o después de ésta.

De hecho, diversos sexólogos afirman que la capacidad sexual femenina se halla en su máximo apogeo a finales de los treinta, principios de los cuarenta. Desde luego, con el paso de los años nuestros cuerpos dejan de ser los mismos, y tendremos que buscar junto con nuestro compañero nuevas posturas y nuevos juegos amorosos que estimulen nuestro deseo y que se adecuen a esta nueva etapa de nuestras vidas.

¿Qué ocurre durante la menopausia?
Durante la menopausia nuestro aparato genital sufre una serie de alteraciones, como la falta de lubricación, que provoca ciertas molestias e incluso dolor durante la penetración, pero esto se puede solucionar acudiendo a tu ginecólogo, él te aconsejara la utilización de alguna crema hidratante y antiséptica con la que poder aliviar la sequedad vaginal. Y te recuerdo que, tanto placer como lubricación, serán mayores cuanto mayor constancia tengas en tus relaciones sexuales.

Has de saber que un mujer joven tarda en lubricar su vagina entre 10-30 segundos, mientras que una mujer de edad avanzada tardará entre 1-5 minutos, tiempos que aumentarán cuanto más esporádicas sean sus relaciones. Es decir, que si llevamos una vida sexual activa, las paredes vaginales mantienen su tamaño y su elasticidad por más tiempo. De lo que se deduce que, contrariamente a lo que hasta hace pocos años se creía, el sexo es bueno antes, durante y después de la menopausia. Existen diversos estudios que afirman que el 70% de las parejas que llevaban una vida sexual activa hasta la menopausia, siguen llevando una vida sexual activa después de los 60 años. Y es que los propios especialistas afirman que llevar una vida sexual activa, además de la consecución del placer que este reporta, es bueno tanto para nuestros pulmones como para el corazón.

Por otra parte, se ha demostrado que con el paso de los años se produce una mayor vasocongestión en la zona genital, que provoca un aumento del placer. De ahí que el placer que provoca el sexo aumente con los años en la mujer, todo lo contrario de lo que ocurre en el hombre. Además, nosotras, a diferencia de los hombres, poseemos un órgano cuya función es casi exclusivamente la de proporcionar placer, el clítoris. En nuestra mano está y en la de nuestra pareja, el saber utilizarlo para tal menester. De hecho, existen mujeres de edad avanzada (80 años) que afirman tener orgasmos bastante satisfactorios.

Aunque hay que reconocer que con la edad se va perdiendo intensidad en el orgasmo, no quiere decir que éste desaparezca. Es más, casi podemos afirmar que en edades más bien avanzadas el sexo genital va perdiendo importancia, para cobrarla los juegos previos al coito y las relaciones corporales (besos, caricias, etc.), lo cual hace que nuestras relaciones sexuales sean más variadas y enriquecedoras.

Como ves, sexo y menopausia no están reñidos, si bien es verdad que ésta afecta a nuestras relaciones sexuales, todo tiene sus ventajas y sus desventajas, como todo en la vida. De igual manera que también nos afecta otro tipo de factores, como el psicológico, que también influye considerablemente en nuestra sexualidad. Si al mirarnos al espejo ya no nos vemos tan atractivas como antes, miremos también a nuestra pareja, ¿no ha envejecido él también?, ¿cuál es el problema entonces?. Y es que el sexo no tiene nada que ver ni con la edad ni con la belleza, sino con el amor, el deseo y el placer.

Ampliar

  • La menopausia
  • La menopausia, una fase más en la vida de la mujer
  • El principio del fin de la menstruación
  • La andropausia