Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Cómo sentir un orgasmo

Quisiera preguntarles algo muy elemental para todas las mujeres, ¿cómo conseguir un orgasmo, cuál es la clave para poder sentirlo?

DRA. BERTAZZI / CÍRCULO ARGENTINO DE SEXOLOGÍA
ParejaDentro de su propia pregunta está incluida la respuesta: "sentirlo". Debido a múltiples presiones psicológicas que recibimos desde nuestra más tierna infancia, ya sea desde lo religioso, lo moral, lo social, etc., a las mujeres en especial, se nos vuelve... desconfiadas, en lo referente al placer sexual. De alguna manera se nos "adiestra" para el papel de esposa y madre, separándonos del rol de "amante" (que como la misma palabra lo indica proviene del amor, el sentimiento más puro).

Esto hace que no sólo nosotras no sepamos desenvolvernos durante el momento de "hacer el amor", sino que gran cantidad de hombres carecen de capacidad para conducirnos por los caminos del placer, pues las estadísticas nos indican que uno de cada tres hombres sufren, por la misma represión de la que hablábamos antes, de eyaculación precoz.

No me menciona en su carta si está en pareja, si le ha pasado en muchas ocasiones, si con la misma persona o con distintos compañeros sexuales, datos fundamentales para poder evaluar la situación, en particular. Los orígenes de su "anorgasmia" podrían ser psicológicos, orgánicos o mixtos, es decir que a través de uno de los primeros se afecta al otro.

La mujer, para llegar al orgasmo necesita de las caricias necesarias en todo su cuerpo, para poder recién comenzar a percibir a nivel clitoriano, las fricciones que la llevarán a tener contracciones involuntarias anales y vaginales, sucesivas, acompañadas de una íntima sensación de placer. Por lo general, si se logra un primer orgasmo, mediante las caricias que nuestra pareja nos prodigue, será mucho más fácil acceder a los subsiguientes, que se sucederán, cada vez con mayor cercanía de tiempo entre uno y otro. Es conveniente que el hombre durante el orgasmo se mantenga quieto para no incomodar y poder percibir las contracciones. Si a pesar de las modificaciones en la conducta a llevar en la relación sexual, en lo atinente a caricias, ternura, etc. no se modifica la situación, es necesaria la consulta médica para evaluar la posibilidad de un inconveniente orgánico.

En caso de estar la paciente casada o conviviendo con un hombre, el problema es de la pareja tal como si se tratara de un caso de infertilidad y el tratamiento debería encararse en conjunto porque tanto la mujer anorgásmica como el hombre eyaculador precoz, tienen una tendencia natural a formar pareja con una persona de la misma cultura y formación sexual; de no tratarse ambos, se mantendría una relación desgastante que llevaría a la mujer a jerarquizar el rol de esposa y madre, al punto de convertirse en "la mamá" del hombre, minimizando el rol de amante y se trasladarían los mismos inconvenientes de generación en generación convirtiéndose el problema personal/de pareja en un problema familiar.