Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Todo sobre el pescado azul

Muchas son las virtudes de este pescado: rico en vitaminas, minerales y ácidos esenciales omega-3. Todas ellas de vital importancia para mujeres embarazadas y para los pequeñines de la casa.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
AtúnLos pescados azules son aquellos que tienen la carne más oscura, generalmente sonrosada, y un sabor más intenso. Los más consumidos en nuestro país son la sardina, el boquerón, la anchoa, el arenque, el chicharro, la caballa, el bonito, el atún, el salmón, la trucha, la anguila, la morralla o el espadín...

El pescado azul es una fuente importante de grasas poliinsaturadas, que no deberían faltar en nuestra dieta, y de grasas esenciales omega-3, de vital importancia para nuestras células, especialmente para las que forman parte del cerebro y del tejido del sistema nervioso central. Por esta razón, el pescado azul no debería faltar nunca ni en la dieta de una embarazada (para lograr un desarrollo adecuado del cerebro del feto) ni en la dieta de los niños durante los primeros años de infancia. Estos ácidos, además de asegurar el buen funcionamiento de nuestras neuronas, también son capaces de aliviar la psoriasis y el eccema.

El pescado azul también es una buena fuente de selenio, mineral muy importante para nuestro sistema inmunológico, capaz de prevenir enfermedades cardiacas y problemas de piel.

Las sardinas, muy populares en nuestro país, constituyen una fuente buena y barata de proteínas, hierro y zinc, mineral de vital importancia para el crecimiento y para la formación de los órganos sexuales. Su falta puede provocar enfermedades de la piel y de las uñas, y pérdida del sentido del gusto y del olfato. También se relaciona los niveles bajos de zinc con la hiperactividad y la falta de concentración. Las sardinas también resultan una fuente importante de vitamina B12.

Sin duda alguna el verano es la mejor estación del año para consumir sardinas, uno de los pescados azules más sano y nutritivo, aunque para poder disfrutarlas a gusto es necesario reconocer las verdaderamente frescas, que serán las que tengan los ojos transparentes y sin manchas rojas, y la piel fina y brillante como la autentica plata.

No olvidemos tampoco que las sardinas enlatadas poseen también importantes beneficios: contienen vitamina D, menos calorías que las frescas y al ser consumidas con la raspa, más cantidad de calcio.

Comer sardinas regularmente puede ayudar a mejorar el acné. Sólo si usted sufre de gota, deberá evitar o reducir el consumo de sardinas, pues es un alimento rico en ácido úrico.

El atún también es un pescado azul que forma parte de nuestra dieta habitual, al igual que las sardinas es rico en vitamina D y B12, y aunque enlatado conserva un alto contenido en vitaminas, pierde gran parte de sus ácidos grasos omega-3.

Igualmente cabe mencionar la caballa por su contenido en vitamina B2, muy importante tanto para el crecimiento, como para nuestra piel y membranas mucosas.

El arenque como todos los pescados azules es una buena fuente de ácidos esenciales, pero también es una extraordinaria fuente de vitaminas A, B y D, y minerales como el yodo, el selenio, el fósforo, el potasio, el hierro y el calcio.

Por sus virtudes, no debería faltar nunca en la dieta de una embarazada, siempre que se cocine al vapor, asado o frito, ya que en salmuera contendrá un alto contenido en sal, capaz de elevar la presión arterial.

Ampliar

  • Todo sobre el pescado blanco