mujeractual : salud : DOLENCIAS


Esguinces y luxaciones

Tanto esguinces como luxaciones son las lesiones más habituales de las partes blandas de nuestro cuerpo.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Un esguince es una rotura incompleta de uno o varios ligamentos, de un tendón o de un músculo, su distensión o la ruptura de la cápsula articular.

Los esguinces son causados normalmente como consecuencia de un movimiento que supera los limites de la articulación, ya sea por una torcedura, un traumatismo o una contracción inadecuada de la musculatura. Otros factores a tener en cuenta en la aparición de la lesión son la realización de un ejercicio físico extremo, un mal calentamiento o una musculatura poco preparada, o una excesiva elasticidad de carácter congénito en los ligamentos.

Los principales síntomas del esguince son un intenso y agudo dolor tras forzar la articulación y la aparición del hematoma y el edema. Si el esguince es leve bastará con la aplicación de un vendaje funcional y unos días de reposo.

Los esguinces no son lesiones graves pero si muy habituales que precisan de un tratamiento especifico e inmediato para asegurar su correcta curación. La primera medida será la inmovilización de la articulación, aplicación de frío local (hielo) y acudir lo antes posible al médico. Un esguince mal curado puede ocasionar inestabilidad articular, esto se debe a que el ligamento afectado cicatriza con alargamiento lo que dará lugar a una movilidad articular mayor de la habitual, lo que implica un mayor riesgo de padecer nuevos esguinces y luxaciones en el futuro. Si se trata de un esguince muscular o en el tendón deberemos asegurar una correcta posición durante su curación, de lo contrario podría quedar dicha zona débil en nuestra musculatura. También será necesaria una correcta fase de recuperación, así como el fortalecimiento de la zona lesionada.

Las zonas del cuerpo más predispuestas a sufrir esguinces son el tobillo, la rodilla y la muñeca, siendo el esguince de tobillo, sin duda alguna, la lesión más frecuente en traumatología, pero en muchas ocasiones no se le da la importancia que debiera, propiciando así tobillos dolorosos o inestables con facilidad de posteriores esguinces de repetición.

La luxación es una pérdida de contacto entre las diversas superficies óseas que forman una articulación a causa de un desplazamiento en su posición debido normalmente a un traumatismo de mayor o menor grado.

Aunque todas lar articulaciones del cuerpo pueden luxarse, unas se dislocan con mayor facilidad que otras. Las más frecuentes son las del hombro, el codo y las falanges, siendo la del hombro la más habitual de todas debido a su menor estabilidad.

Las luxaciones son muy dolorosas, especialmente si el hueso comprime algún nervio, y cuando se producen hay que acudir de inmediato a un centro médico, cuanto menos tiempo pase desde el accidente mejor se recolocará. Tras reducir la luxación, cuyo método más extendido es el de Kocher, se fijará la articulación con un vendaje que evite la rotación externa.

Al igual que en el caso de los esguinces, una luxación mal curada propiciará nuevas luxaciones en el futuro.
 

MUJERACTUAL
 Recomendamos

ENVIAR A UNA AMIGA
SUSCRÍBETE GRATIS
ESPECIALISTAS
TRUCOS Y CONSEJOS
LEER OPINIONES


 Tu opinión
Nombre:

E-mail:

Título del mensaje:

Texto del mensaje:

 
 

 
 Tiendas y ofertas


© MUJERACTUAL.COM Copyright Área Internet S.L.U. Redacción   |  Publicidad