mujeractual : salud : DOLENCIAS


Herpes zóster

Más del 15% de la población que sufrió varicela durante su etapa infantil tiene probabilidades de sufrir herpes zóster en la edad adulta. Ambas enfermedades son causadas por el mismo virus, virus que puede permanecer latente durante años en el interior de un nervio.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Esta enfermedad, imprevisible y muy dolorosa, está causada por el herpes zóster, el mismo virus que provoca la varicela. Tras sufrir dicha enfermedad algunas partículas del virus logran sobrevivir llegando a permanecer latentes en el tejido nervioso durante años, hasta que deciden hacerse activas, normalmente a consecuencia del frío o las radiaciones, principalmente en sujetos inmunodeficientes, ya que la activación de este virus está directamente relacionada con el estado inmunitario del paciente, de hecho las personas mayores de 50 años son mucho más susceptibles de padecerla.

Dicho virus se multiplica y recorre el nervio, afectando principalmente a la espalda, el pecho, la frente o el ojo. Lo más característico de esta enfermedad es el intenso dolor local que puede ir acompañado o no de fiebre, y por la erupción vesicular que aparece unos días más tarde en la zona afectada, aunque normalmente sólo hace aparición en un lado del cuerpo, pudiendo ulcerarse o desecarse. Precisamente cuando dichas ampollas se rompen es cuando la enfermedad es contagiosa. Pasados 15 ó 20 días las ampollas desaparecerán, pudiendo dejar cicatrices, aunque el dolor puede llegar a perdurar durante meses, con la posibilidad de sufrir ataques recurrentes en el 5% de los casos.

Si el virus afecta un ojo, producirá dolor y lesiones en el párpado superior, ceja, frente, cuero cabelludo y cara lateral de la nariz, en general no suele dejar secuelas, aunque sí existe la posibilidad de que puedan quedar cicatrices en la córnea, en cuyo caso habría una pérdida de visión permanente.

Ya hemos dicho que el herpes es una enfermedad imprevisible y si bien no podemos predecir una erupción, si podemos mejorar nuestro sistema inmunológico para evitar su aparición, ya que se estima que más del 15% de la población que sufrió varicela durante su etapa infantil tiene probabilidades de sufrir herpes zóster en la edad adulta. Para ello debemos reducir el consumo de cafeína, alcohol y tabaco; aumentar la ingesta de cereales integrales, frutas y verduras frescas, carnes magras, pescados y mariscos frescos y frutos secos, es decir, una dieta sana y equilibrada; y por último descansar lo necesario y evitar el estrés.

Se ha comprobado igualmente que si en un estado inicial de la enfermedad se toma abundante vitamina C y E, la severidad de la misma puede disminuir, por ello recordamos que son fuentes importantes de vitamina C todos los cítricos así como las cerezas, el tomate o la papaya, y son buenas fuentes de vitamina E el aguacate, los frutos secos y el aceite de oliva.

Si sospechas que puedes tener herpes zóster, acude inmediatamente a tu médico, los fármacos son mucho más efectivos si se toman al inicio de la enfermedad. Los principales síntomas son: dolor e hipersensibilidad, fiebre, mareos, erupción vesicular y costras. Para aliviar éstas últimas puedes aplicar en la zona compresas frías, te ayudarán a reducir el picor.
 

MUJERACTUAL
 Recomendamos

ENVIAR A UNA AMIGA
SUSCRÍBETE GRATIS
ESPECIALISTAS
TRUCOS Y CONSEJOS
LEER OPINIONES


 Tu opinión
Nombre:

E-mail:

Título del mensaje:

Texto del mensaje:

 
 

 
 Tiendas y ofertas


© MUJERACTUAL.COM Copyright Área Internet S.L.U. Redacción   |  Publicidad