mujeractual : salud : DOLENCIAS


Se acabaron los juanetes

Un juanete es una deformación de los dedos del pie, producida, en muchos casos, por el uso continuado de malos calzados. Hasta hace unos años, los juanetes no tenían ninguna solución efectiva. Hoy, podemos olvidarnos de ellos sometiéndonos únicamente a una pequeña operación.

ANA PRAT / UNO CONTENIDOS
Los juanetes, sufridos especialmente por las mujeres debido a la diversidad de calzado del género femenino, han dejado de ser un suplicio para muchos pacientes. La cirugía percutánea es ya una solución efectiva, fácil y viable para eliminar este problema.

Esta cirugía es una técnica cómoda para los pacientes. Se les practica una incisión de entre dos y tres milímetros con materiales de corte que se dirigen por medio de fluoroscan, rayos X de baja radiación. Se realiza de forma ambulatoria con anestesia local, lo que permite a los enfermos operados reincorporarse de inmediato a su labor cotidiana.

El doctor Carlos Piqué, uno de los pioneros en el uso de esta técnica, asegura que el 95 por ciento de los pacientes que se someten a una intervención de cirugía percutánea de pie no han precisado de un tratamiento analgésico y sólo un 5 por ciento han requerido de un analgésico esporádicamente. Además, dentro de ese grupo del 5 por ciento, todas las molestias que se detectaron fueron siempre menores a las preoperatorias, según Piqué.

Estos datos hacen referencia a un estudio sobre el postoperatorio inmediato de la cirugía percutánea del pie que Piqué ha realizado sobre los casos de 940 pacientes que se han operado en el Centro Médico Teknon, en Barcelona, en los tres últimos años.

Visto ese estudio, podemos concluir que el postoperatorio es mucho menos doloroso que el de cirugía abierta, como conocemos a los sistemas de cirugía tradicional. Los juanetes, las metatarsalgias, las deformaciones de los dedos, los espolones del calcáneo, los neuromas de Morton y los osteocondromas son susceptibles de intervención mediante cirugía percutánea.

En el caso de los hallux valgus, el postoperatorio dura seis semanas. Durante ese tiempo, los pacientes deben llevar un separador del pie y un zapato especial para el postoperatorio. Pero en el resto de los casos el postoperatorio puede comprender de siete a quince días, ya que en las intervenciones de estas patologías no se tocan las zonas de carga del pie ni las estructuras blandas y nobles.

Sin límites
Otra ventaja de la nueva técnica es que no tiene límite de edad, ha asegurado Piqué. Prueba de ello es que de las 940 personas intervenidas en el Centro Médico Teknon, la mayor tenía 92 años y la más joven, 13. En niños menores de esa edad se puede además actuar en lugares donde el hueso no tiene el cartílago de crecimiento fértil.

Para el cirujano, la nueva técnica supone un cambio conceptual con respecto a la cirugía clásica, ya que debe aplicar nuevos instrumentos. Aunque son varios los problemas que pueden corregirse mediante esta nueva técnica quirúrgica, Piqué ha señalado que, en el caso de los espolones, los resultados que se obtienen respecto al método convencional son notables.

La incisión se practica justo delante del talón, sin tocar ninguna zona de carga. Por este motivo, los pacientes pueden caminar enseguida tras la intervención; y en un 50 por ciento de los casos, el dolor desaparece de forma inmediata y en el 50 restante quedan algunas molestias que desaparecen a las seis semanas de la intervención.

La operación al detalle
En el caso de los hallux valgus, se practican tres incisiones de dos milímetros: una en la parte interna del metatarsiano, donde se elimina la exostosis y se realiza una osteotomía para cambiar el eje; otra incisión sirve para alargar el abductor; y con la tercera se practica una cuña en la falange.

Las tres actuaciones se deben realizar dentro de la cápsula articular que, al seguir íntegra, por un lado, estabiliza el conjunto y, por otro, envía información al cerebro sobre su integridad, con lo que colabora a la percepción de la falta de dolor, a diferencia de lo que ocurría con la cirugía abierta, en la que se cortaba toda la cápsula y había que fijarla con tornillos, placas o agujas, con las consiguientes molestias que comportaba para el paciente.

No obstante los beneficios apuntados, el traumatólogo ha destacado que, al ser una cirugía cerrada y dirigida por visión mediante un monitor de rayos X, precisa de un entrenamiento técnico para su utilización.

A pesar de esas necesidades, no cabe duda de que la cirugía percutánea se ha convertido en la salvadora de muchos pacientes con juanetes que los sufrían sin, hasta ahora, posible solución.
 

MUJERACTUAL
 Recomendamos

ENVIAR A UNA AMIGA
SUSCRÍBETE GRATIS
ESPECIALISTAS
TRUCOS Y CONSEJOS
LEER OPINIONES


 Imágenes

Imagen
Los juanetes han dejado de ser un suplicio para muchos pacientes.

 Tu opinión
Nombre:

E-mail:

Título del mensaje:

Texto del mensaje:

 
 

 
 Tiendas y ofertas


© MUJERACTUAL.COM Copyright Área Internet S.L.U. Redacción   |  Publicidad