Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Bartolinitis

Bartolinitis es el nombre que recibe una dolencia femenina muy poco conocida, la inflamación de las glándulas de Bartolino, situadas a ambos lados de la vagina.

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Bartolinitis. Imagen © Mayo Foundation for Medical Education and ResearchLas glándulas de Bartolino están situadas a ambos lados de la vagina, entre los labios menores y la pared genital. Dichas glándulas favorecen las relaciones sexuales puesto que tienen como función lubricar la vagina. Normalmente estas glándulas pasan desapercibidas porque resultan imperceptibles en condiciones normales, pero cuando éstas se infectan, lo que se conoce con el nombre de bartolinitis, se produce una hinchazón exagerada en la zona debido a una acumulación de líquido purulento en las mismas. Además de la hinchazón, la zona se vuelve especialmente sensible y dolorosa, tanto que cualquier presión ejercida contra la vulva, como sentarse o incluso el mero hecho de caminar puede provocar un dolor espantoso. La existencia de fiebre también suele ser habitual.

La bartolinitis o absceso de Bartolino se produce cuando existe una obstrucción debido a una acumulación de pus en el conducto excretor de una de las dos glándulas de Bartolino. La bartolinitis se pueden contraer de múltiples formas aunque la más común es debido a una infección causada por una bacteria (E. Coli). El mayor problema es que se sucedan varias infecciones ya que el canal podría enquistarse, por eso siempre se debe explorar la zona para poder distinguirlo de un tumor.

El tratamiento más habitual para esta dolencia es a base de antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos que deberán ser recetados por tu médico. Sólo cuando el dolor sea insoportable tu médico deberá plantearse la posibilidad de realizarte una pequeña incisión para proceder al drenaje o vaciamiento de la bolsa de pus.

Además del tratamiento impuesto por tu médico, te aconsejo que sigas la siguiente dieta que te ayudará a evitar futuras recaídas, ya hemos dicho que el verdadero problema es que estas infecciones se sucedan en el tiempo. Para empezar deberás excluir de tu dieta habitual el tabaco y el alcohol, además de las carnes, especialmente cerdo, embutidos, y mantequillas vegetales o animales, pasteles industriales, etc. Acostúmbrate a incluir en tus comidas diarias: verduras, ensaladas, legumbres, frutas, cereales integrales, fruta, levadura de cerveza, etc. Además si te gustan las infusiones prueba la siguiente: infusión de tomillo, ortiga y diente de león con el zumo de un limón, es depurativa y antibiótica.

Ya hemos dicho que la obstrucción de las glándulas de Bartolino pueden provocar un absceso o quistes, si la obstrucciones se producen repetidamente habrá que observar la posibilidad de extirparlas para evitar males mayores. La intervención quirúrgica es muy sencilla y aunque hemos dicho que la función de las glándulas de Bartolino era lubricar la vagina no debes preocuparte lo más mínimo si te la tienen que extirpar o ya te ha sido extirpada, recuerda que el 90% de la lubricación de nuestras vaginas es llevada a cabo por la propia vagina.