Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Enfermedades exclusivamente femeninas

(página 2/4) ... viene de

Prolapso
Esta dolencia femenina más conocida como matriz caída, es debida al debilitamiento de los tejidos que sujetan la vagina y el útero. Lo más normal es que el prolapso surja como consecuencia de un parto o del mal suturamiento del desgarramiento del perineo. Normalmente, no será necesario tratamiento, excepto en los casos más agudos, o en aquellos otros casos que vayan acompañados de problemas en la vejiga, como la incontinencia urinaria. [ VOLVER ]

Tumores uterinos
El 20% de las mujeres aproximadamente, sufre este tipo de dolencia, afectando en mayor grado a aquellas mujeres sin hijos o con embarazos muy tardíos. Su tratamiento variará en función de la edad de la mujer y de su deseo o no de tener hijos.

Existen dos tipos de tumores, los más comunes reciben en nombre de miomas o fibromas y surgen como consecuencia del desarrollo anormal de las fibras musculares que forman el útero. Estos tumores se desarrollan lentamente, pasando meses e incluso años hasta que alcanzan un tamaño similar al de una pelota de golf. Dichos tumores pueden ser dolorosos o no, y la mujer notará un bulto en el abdomen o sufrirá reglas abundantes e irregulares.

El otro tipo de tumor uterino, recibe el nombre de adenoma, y aunque no es maligno provoca cierto crecimiento en la matriz. Este tipo de tumor se considera también como un tipo de endometriosis. [ VOLVER ]

Endometriosis
Esta dolencia, que también afecta en mayor grado a aquellas mujeres sin hijos, se caracteriza por la formación de pequeños quistes en el endometrio, que provocaran un agrandamiento en la matriz. Dichos quistes se harán más dolorosos durante los días de la menstruación o durante el coito, si estos se localizan en la pelvis y detrás de la matriz.

Para solucionar estas dolencias, se recurrirá al tratamiento hormonal o quirúrgico, e incluso a ambos, dependiendo de cada caso. [ VOLVER ]

Histerectomía
Con este nombre se conoce a la operación quirúrgica que consiste en extirpar la matriz de la mujer. Es la operación más habitual entre las mujeres y aunque ésta puede aliviar considerablemente a una mujer que lo esté pasando realmente mal, los propios médicos reconocen que se realizan más de las estrictamente necesarias. Por eso, cuando a una mujer se le diagnostica una histerectomía, aconsejamos que antes de someterse a la misma, contraste dicha opinión con otro médico.

Para realizar esta operación, se realiza una incisión en el fondo de la vagina, cuando esta cicatriza, entre 4 y 6 semanas, se podrán reanudar las relaciones sexuales. Toda mujer debería saber que dicha operación no interfiere para nada en su vida sexual, ni en el deseo, ni en la penetración, tan sólo afectará a su capacidad para tener hijos.

Cuando una histerectomía resulta necesaria, los efectos secundarios de la misma suelen ser predominantemente psicológicos, por lo que quizás resultaría aconsejable que la mujer pudiera hablar abiertamente del asunto con un psicólogo. [ VOLVER ]

Cistitis
La cistitis es debida a ciertas bacterias que penetran por la uretra llegando hasta la vejiga donde se produce la infección. Esta enfermedad se caracteriza por el dolor que se siente al orinar, así como por las ganas de orinar con mucha frecuencia, también puede provocar fiebre e incluso cansancio.

Muchas son las mujeres que sufren esta enfermedad, puesto que nuestra uretra es mucho más corta que la del hombre. También existe un tipo especial de cistitis, la llamada cistitis post-coital, que suele darse especialmente en los períodos de mucha actividad sexual o en aquellas mujeres que son más propensas. Este tipo de cistitis se debe a que mientras se mantienen relaciones sexuales, el movimiento del pene empuja las bacterias existentes en la uretra hacia la vejiga. A aquellas mujeres que sufran este problema, les recomendamos que intenten vaciar sus vejigas después del coito, así como que eviten el uso de jabón al lavarse sus genitales. [ VOLVER ]

(página 2/4) sigue en ...