Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Claves para conservar la salud

El predominio de los procedimientos curativos sobre los preventivos, y de la medicación y la cirugía sobre otros modelos más naturales, se impone incluso en enfermedades en las que la prevención y los hábitos saludables relacionados con la alimentación y el ejercicio físico resultarían mucho más eficaces.

GABIENTE DE COMUNICACIÓN / AL-ÁNDALUS
Mujer haciendo ejercicioSería largo nombrar cada una de las patologías y enfermedades que de forma común o independiente se encuentran, en mayor o menor medida, provocadas o influidas por la alimentación inadecuada, el sedentarismo y el tabaquismo. Lo que sí es fundamental, es que la población se mentalice sobre la gravedad y la gran incidencia de algunas, sobre todo de aquéllas en las que se potencian los efectos. Así tenemos trastornos metabólicos (elevación de colesterol, triglicéridos y glucosa), diabetes, hipertensión; problemas cardiovasculares (infartos, trombosis, arteriosclerosis, varices...), respiratorios y digestivos; artrosis; diversos tipos de cáncer y alteraciones psicológicas, psiquiátricas y de la conducta alimentaria (adicción a la comida, anorexia, bulimia, vigorexia...).

Alimentación y salud
En cuanto a la alimentación la campaña pretende señalar a la población los errores más usuales relativos no sólo a la dieta, sino también los relacionados con los estilos de vida y la actitud hacia la comida.

Las tendencias de las dietas en los últimos años se caracterizan por un excesivo aporte energético, al comer más de lo que necesitamos, sobretodo por la elevada ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas, y desequilibrios, con demasiado consumo de carnes y huevos, paralelo a una considerable disminución en el consumo de legumbres, verduras, frutas y hortalizas. También merece destacarse el excesivo consumo de alimentos refinados en detrimento de los ricos en fibra.

En cuanto a la actitud hacia la comida destacan las preferencias por los fritos, comidas demasiado condimentadas en sal, salsas y grasas, los preparados industriales, precocinados y alimentos servicio (hamburguesas, salchichas, pizzas, sandwiches, fritos y otros productos empaquetados...). Y respecto a los estilos de vida, comer fuera de casa, en el trabajo, en ambientes estresantes e inadecuados, comer, comprar y cocinar deprisa...

Por todo ello es necesario y oportuno aprender a comer de forma saludable, preparar dietas equilibradas, seleccionar alimentos con menos calorías, cocinar con poca grasa, comprar y preparar los alimentos, cocinar y servir las comidas, y poner en práctica estrategias para superar tentaciones y actitudes negativas.

(página 1/2) sigue en ...