Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

En verano... ¿cómo solucionar el problema de hongos en los pies?

Es frecuente infectarse con hongos durante la época estival ya que estos microorganismos se desarrollan a sus anchas en lugares húmedos y cálidos, y nada más propicio para ellos que las playas o las piscinas públicas donde andan descalzos cientos de personas que pueden ser portadoras de hongos.

GRACIA ELVIRA / MUJERACTUAL
Pie con protección frente a los hongosEs frecuente sufrir de hongos en la piel durante alguna época de nuestra vida, no son afecciones graves aunque deben tratarse sin demora ya que de lo contrario se van afincando en las capas más profundas de la piel y cada vez es más difícil erradicarlos. Los hongos tienen lugares preferidos donde reproducirse y normalmente son los sitios del cuerpo donde hay una mayor sudoración, como los pies o las manos.

El hongo más conocido es el llamado "pie de atleta", que al principio aparece como un enrojecimiento de la piel que pica mucho; al rascarnos nos producimos unas ampollas que se rompen y van aumentando la zona afectada. Es difícil quitarlo cuando ya ha salido la primera vez, pero podemos evitar infectarnos teniendo un mínimo de cuidado a la hora de bañarnos en piscinas o duchas de los gimnasios, porque es el medio más idóneo para que los hongos se desarrollen, debemos utilizar sandalias de goma que desinfectaremos con algún producto antiséptico.

Consejos para evitar contagiarnos
Hay que utilizar zapatos que mantengan los pies lo más secos posibles para evitar la proliferación de los hongos. Lo mejor son los zapatos con suela de cuero o en verano con suela de esparto que dejan transpirar al pie.

Es ideal utilizar la ropa interior de tejidos naturales, ya que las fabricadas sintéticamente difícilmente dejan transpirar y el sudor como hemos dicho antes, favorece la aparición de micosis.

Al contrario de lo que creemos, lavarnos o ducharnos demasiado puede afectar nuestra piel negativamente ya que la utilización de jabones abrasivos nos va quitando poco a poco una capa de piel que nos protege de las agresiones externas. Si queremos ducharnos a diario, utilizaremos un jabón de ph neutro y no cada día.

Si ya nos hemos contagiado
Si ya nos hemos contagiado de hongos, están las soluciones médicas convencionales pero que resultan muy agresivas, normalmente con cremas que poseen cortisona, puesto que parece que la afección desaparece al empezar a utilizarlas pero luego vuelve con más fuerza. Por eso lo mejor es prevenirlos manteniendo la piel siempre bien seca y limpia y nunca rascarnos ya que las uñas son portadoras de miles de microbios y bacterias que propician la infección de la zona con hongos.

Existen remedios naturales como es la aplicación de compresas sobre la zona afectada de infusiones hechas a base de tomillo, caléndula o del bulbo del ajo. No son remedios inmediatos pero sí se va encontrando alivio si se tiene constancia en su aplicación.

Ampliar

  • Hongos