Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Triglicéridos

Los expertos indican que poseer niveles altos de triglicéridos en sangre aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares...

YOLANDA BARBERÁN / MUJERACTUAL
Hombre sirviéndose alcohol
El abuso de tabaco y de alcohol incrementa los niveles de triglicéridos.
Al igual que la hipertensión o los niveles altos de colesterol, los expertos indican que poseer niveles altos de triglicéridos en sangre aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, de ahí la importancia de mantener a raya el nivel de estos lípidos en nuestro organismo, aunque para ello debemos saber y entender bien qué son y cómo llegan a nosotros y para qué.

Nuestro organismo necesita una serie de elementos nutricionales esenciales para la estructura de órganos y tejidos. Entre ellos se encuentran los denominados ácidos grasos esenciales, que llegan a nosotros a través de la alimentación e intervienen en los procesos de regulación del sistema circulatorio. Precisamente es el sistema circulatorio y el sistema linfático los encargados de transportarlos por todo nuestro organismo. Una alteración en el transporte de los mismos repercutirá en el funcionamiento de los órganos y tejidos, pudiendo reducirse la actividad de los mismos.

Nuestro organismo necesita los ácidos grasos ya que éstos son esenciales para la producción de energía, y una carencia de los mismos puede afectar a los procesos nerviosos, digestivos, metabólicos y las estructuras celulares.

Entre los ácidos grasos esenciales encontramos a los triglicéridos, que son lípidos o grasas que nuestro organismo almacena. Como hemos dicho se encuentran en los alimentos que ingerimos, y durante la digestión se desdoblan reconstituyéndose en las células de las paredes intestinales para luego, durante los procesos de ayunas, pasar al sistema circulatorio.

Un incremento en la concentración de ácidos grasos, especialmente de colesterol y triglicéridos en tejido adiposo, producirá depósitos de grasa y por tanto la aparición de diversos grados de obesidad. El incremento de la concentración de triglicéridos en sangre recibe el nombre de trigliceridemias.

Dichas concentraciones forman depósitos en las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo y dando origen a patologías cardiovasculares localizadas precisamente en los órganos en donde se producen los depósitos.

¿Qué podemos hacer nosotros para reducir el nivel de triglicéridos?
Una dieta sana y equilibrada, como siempre, es esencial. Recordemos que la concentración de componentes grasos en el sistema circulatorio está directamente relacionada con la cantidad de alimentos grasos que ingerimos y su digestión, por ello es recomendamos:

  • Reducir de vuestra dieta las grasas animales y los azúcares.
  • Aumentar las grasas vegetales y consumir en mayor grado aceites de pescado, que aumentan la fluidez sanguínea y por tanto reducen los niveles de triglicéridos.
  • Bajar de peso, o mejor dicho, de grasa corporal.
  • Aumentar la actividad física, es una buena opción para reducir el nivel de triglicéridos en sangre.
  • Y por último, evita todo lo posible el tabaco y el alcohol, un abuso de los mismos incrementa los niveles de triglicéridos.