Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

Reciclar en casa es fácil

Es cierto que a veces no tenemos contenedores ecológicos cerca de nuestro domicilio o nuestra casa es pequeña y es difícil ir amontonando basura ecológica. Sin embargo, hay múltiples formas de ser ecológico sin grandes esfuerzos, te proponemos algunos ejemplos.

GRACIA ELVIRA / MUJERACTUAL
Después de ducharnos o bañarnos
    Cubos de reciclajeSobre todo en verano las ciudades sufren por falta de agua, es entonces cuando debemos concienciarnos de ello e intentar reciclar parte del agua que utilizamos. Cuando nos bañamos o duchamos gastamos muchos litros de agua que van a parar al desagüe, pues bien ese agua podemos reutilizarla recogiéndola de la bañera o ducha y llenando con ella la cisterna del water, de esta forma ahorramos muchos litros diarios.

Reciclar papel

    El papel que se utiliza en las oficinas para el fax normalmente no puede volverse a cargar en la mayoría de aparatos, sin embargo, existen algunos que admiten papel normal y éste puede volverse a reutilizar para imprimir la parte que ha quedado en blanco. Otro consejo es que las hojas que utilicemos para envolver regalos, tengamos cuidado en no romperlas ya que bien manipulado podremos volverlo a utilizar, para que quede bien liso debemos plancharlo entre dos telas, así quedará como nuevo.

Pequeños electrodomésticos

    En muchas ocasiones se nos estropean los pequeños electrodomésticos por el uso que les damos y al llevarlos a reparar, casi nunca tienen solución, es tan cara la reparación que nos aconsejan tirarlo y comprar uno nuevo. Sin embargo, aunque a veces sí tenga razón el técnico, en otras ocasiones se trata de estratagemas para vender más, así que te aconsejo que antes de tirarlo le eches una ojeada, tal vez sea algo tan sencillo como cambiar una resistencia o un cable que se ha soltado.

Aceite de cocinar

    Es fácil evitar que el residuo de aceite que utilizamos en la cocina no se convierta en un contaminante de nuestras aguas. La mayoría de gente, echa el aceite que ya no va a utilizar por el desagüe de la fregadera, sin darse cuenta de que ese aceite va a ir a parar a los ríos y al mar contaminando el agua. La solución para que esto no ocurra es utilizar el aceite limpio para freír como máximo tres veces, nunca más de tres, después depositarlo en un recipiente y llevarlo a contenedores ecológicos que ya existen para ello, si no tenemos esta posibilidad, echarlo en la basura de materia orgánica dentro de un envase o bien sobre papel de periódico para que se absorba.

Cuidado con los plásticos

    Existen algunos plásticos que nunca se pueden volver a reciclar por las características de su fabricación. Todos ellos se distinguen con un número, que podemos ver en el símbolo de reciclaje, hay que saber que si nos encontramos con un 3 se trata de PVC. Si el número es el 5 es el Polipropileno, que no es reciclable y si aparece el 6 es espuma plástica, como los envases blancos en que nos venden la carne envasada, y tampoco pueden reciclarse. Hay que intentar desechar los productos que tengan cualquiera de estos plásticos descritos ya que son altamente contaminantes, en el mejor de los casos pueden permanecer sin desintegrarse hasta cien años.