Suscríbete gratis al boletín de Mujeractual

En busca de nuestros antepasados

Hoy en día, a fuerza de bucear en la vida de nuestros ancestros, la paleontología ha conseguido diseñar un mapa de nuestra evolución realmente sorprendente. Curiosamente muchos de esos hallazgos se deben a las investigaciones realizadas en España, en la sierra de Atapuerca (Burgos). Allí un grupo de investigadores trata de descifrar los secretos de nuestra evolución desde hace un millón de años.

TONI RUIZ / MUJERACTUAL
Hombre primitivoLa historia del yacimiento de Atapuerca arranca en 1994. En julio de ese año un grupo de investigadores que encabeza el paleontólogo Eudald Carbonell descubre un fragmento de cráneo sorprendente. Tenía facciones propias de los neandertales y otras propias de los Homo Sapiens, nuestros ascendientes directos. Después de dos años de arduo trabajo, los investigadores llegaron a la conclusión de que el cráneo encontrado pertenecía a una especie no conocida hasta la fecha a la que bautizaron como "Homo antecessor" y que vendría a ser nuestro abuelo en la cadena evolutiva. El descubrimiento venía a reescribir la historia de la evolución humana desde aproximadamente, unos 800.000 años atrás. Desde ese descubrimiento hasta la fecha de hoy, alrededor de cien personas se dan cita todos los años a las órdenes de este grupo de investigadores, para dibujar el mapa de nuestros orígenes.

De África a Europa
El descubrimiento de la sierra de Atapuerca es hasta tal punto importante que echa por tierra todas las teorías mantenidas hasta entonces que apuntaban a que no había vida en Europa más allá de los 500.000 años. En Burgos, se han hallado herramientas utilizadas por el "Homo antecessor" con una antigüedad de más de un millón de años, lo que significa que en algún momento de la evolución esta especie abandonó Africa (continente donde se han hallado los restos humanos más antiguos), para instalarse en Asia y Europa.

Es en este punto donde los arqueólogos de Atapuerca desarrollan una teoría innovadora. Los restos de herramientas que se encuentran junto a los fósiles del homo antecessor son muy primitivos. Esto vendría a significar que los primeros humanos que salieron de África no disponían de la tecnología más avanzada. La teoría describe qué la forma de comportarnos los humanos a lo largo de la historia ha sido bastante conservadora. Cuando estamos a gusto en un sitio, nos adaptamos al medio y no evolucionamos, vienen a explicar los investigadores.

Estos primeros humanos se vieron obligados a abandonar el continente africano precisamente por no haber adquirido esos conocimientos técnicos. Eran los parias de la tierra que tenían que ir a buscarse la vida a otra parte y en Europa o Asía habrían encontrado las tierras vírgenes donde nadie les haría la competencia. Dicho de otra manera, cuando se inventó la tecnología achelense, la de las hachas de mano, se originó un éxodo de todos aquellos que no supieron o no pudieron adoptar esa técnica.

(página 1/2) sigue en ...